arquitectura holística – baubiologie
Salud

Siempre tenemos que tener en cuenta lo siguiente: cualquier producto que adquirimos, tiene un impacto en el mundo. Si compramos una aguja o si levantamos una casa, siempre va ligado a una cadena de actuaciones. El proceso de fabricar una aguja es complejo, y los tóxicos que se usan van a acabar en el ambiente y en los cuerpos de los trabajadores y usuarios. No significa automáticamente que el impacto es mas grande cuanto mas material se procesa. Verter un litro de aceite viejo de un coche en un barranco (como ha ocurrido y ocurre aún en cualquier lugar del mundo), puede estropear hasta 1.000.000 de litros de agua potable. Desde el primer al ultimo día de nuestra vida consumimos energía de todo tipo. Energía inmediata de la comida que comemos, o energía transformada, como el agua de los pantanos para producir la electricidad. Nadie puede escapar de este consumo energético, pero podemos elegir hasta cierto punto. En España aún hay 8 centrales nucleares, y no está solucionado el tema de los residuos, tan peligrosos. Los políticos normalmente permanecen en su puesto un máximo de 2 legislaturas, 8 años, pero quieren decidir sobre la energía nuclear para los próximos 22.000 años (peligrosidad media de la basura nuclear). Cada ciudadano debe pensar hasta dónde quiere que lo engañen.

Tóxicos en el hábitat – algo que queremos evitar mediante la Baubiologie

Todos deseamos tener buena salud, pero mientras nos encontramos bien, no nos preocupamos demasiado por ella. Incluso hay gente que dice “de algo hay que morir”….

Química

En los últimos 100 años los humanos han producido más de 100.000 productos químicos con más de 1.000.000 de mezclas de efectos desconocidos. Solo de algunos productos se sabe que efectos tienen a corto plazo, pero no los que van a tener dentro de los próximos 100 años. Quiere decir que los seres humanos usan a los seres humanos como conejillos de Indias. Los productos que perjudican gravemente la salud, no se retiran de inmediato del mercado. En la realidad, la administración y los políticos necesitan entre 5 y 10 años para actuar, y, en algunos casos como el amianto, 90 años. En el interior de la vivienda y de las oficinas por ejemplo encontramos cientos de sustancias químicas innecesarias. Su origen esta en los materiales de construcción, pegamentos, plásticos, pinturas, colores, superficies, electrodomésticos, alfombras y moquetas, textiles, colchones, muebles, productos de limpieza, insecticidas para madera y plantas. Alergias, asma, enfermedades respiratorias de los pulmones y bronquios, infecciones de la piel, eczemas, enfermedades de los ojos son algunas de las enfermedades provocadas por estos productos. Hablamos de enfermedades que están directamente relacionadas con el ambiente en el que nos encontramos. En la mayoría de los casos el aire en el interior es peor que al aire libre. Casi todos pensamos en el exterior, cuando hablamos de aire malo. Pero el máximo de toxicidad lo presentan los compuestos en el interior de los edificios, por los diluyentes, biócidas, CO2, polvo etc. Cfuando hay un exceso de estas sustancias, nuestro sistema inmunitario puede colapsar. Algunas veces las primeras molestias pueden aparecer después de 5 o mas años después de la exposición. ¿Qué tóxicos encontramos con mas frecuencia en nuestro hábitat? Ozono, cloro, gas butano o propano, gas ciudad, monóxido de carbono, presentes, por ejemplo, en planchas de madera aglomerada y plásticos de recubrimiento en los muebles. Sobre todo, cuando los muebles plastificados envejecen, la superficie puede volverse porosa y así los gases tóxicos emanan a la vivienda. Incluso hoy la mayoría de las chapas aglomeradas llevan formaldehído, un gas muy tóxico. Muchas sustancias químicas afectan al sistema nervioso, otras tienen consecuencias cancerígenas o afectan a la fertilidad, o dañan directamente al hígado, los riñones o, en una segunda etapa, producen alergias y esterilidad. El pentaclorofenol (PCP) producido en enormes cantidades entre los años 1960-70, e incluso adulterado con dioxinas altamente peligrosas, está prohibido desde el año 1989, pero no en todo el mundo. Se encuentra en juguetes infantiles, insecticidas, pegamentos, PVC y plásticos.

En los materiales de construcción, lacas, tuberías para el agua se encuentran metales pesados y otros componentes inorgánicos. Hay mas de 50 metales pesados como arsénico, plomo, cadmio, cromo, cobre, zinc etc. También hay innumerables fibras con mezclas muchas veces desconocidas en miles de telas, ropas, aislamientos, moquetas, asientos de coches etc. Todo este coctail lo estamos respirando durante muchas horas al día en cantidades más o menos elevadas, que pueden afectar a nuestra salud. ¿Qué soluciones existen para salvarnos de estos miles de riesgos de efectos negativos para nuestra salud? Primero, reducir los productos tan fuertes que usamos para la limpieza de nuestro hogar. De un producto de limpieza de vajillas para los platos y cubiertos siempre queda algo que nos tragamos con la próxima comida. ¿Sabemos en qué consiste esta sustancia química? Sería mejor eliminarla de nuestro hogar y buscar una alternativa en el mercado ecológico. Lo mismo pasa con los productos para limpiar los suelos, la ropa, los muebles, los zapatos etc.

Electroestática

BombaDesde hace millones de años los seres vivos están integrados en el sistema natural de esta tierra. Cada célula de nuestro cuerpo esta adaptada al flujo de la energía ambiental. La electroestática natural mas grande conocemos procede de los rayos de las tormentas. El aire del ambiente tiene entre 10 y unos cientos de voltios por metro y nuestro cuerpo esta continuamente expuesto a estas corrientes continuas. En la naturaleza la electricidad y la tensión están siempre en buena armonía. La electroestática la encontramos continuamente en moquetas y superficies plastificadas como muebles, bolsas de plástico, espumas sintéticas, en cocinas modernas, coches, pantallas de televisión u ordenadores e incluso en la ropa sintética. Las cortinas de plástico ya cambian el aire que nos entra por una ventana abierta. Cuanto más seco esta el aire, mas alta es la electroestática. La comunicación entre los diferentes puntos del cuerpo funciona a base de corrientes eléctricas mínimas. Cuando queremos levantar un dedo, el celebro manda una señal a los músculos y el movimiento se cumple. La electroestática provoca en el cuerpo una desviación de corrientes y una carga de entre 2.000 y 3.000 voltios se descarga a veces con efectos dolorosos. El ambiente con una carga electroestática es un ambiente artificial y puede provocar estrés, alergias y muchas enfermedades que aun no se han relacionado con este fenómeno. En la Bioconstrucción/Baubiologie se tiene en cuenta la electroestática desde el principio del diseño de un edificio. También para nuestra segunda piel que es la ropa (la casa es la tercera piel). Sobre todo la ropa, que está en contacto directo con la piel, no debe tener fibras sintéticas. En la casa hay que evitar por lo menos las superficies sintéticas grandes y utilizar materiales como madera, corcho, piedra, linóleo, algodón, lana, sisal, fibra de coco y fieltros. En el coche se pueden poner fundas de lana de oveja encima de los asientos.

Humedad

EnfermeraEl gran enemigo de un edificio cualquiera es la humedad. A veces se pueden observar paredes húmedas hasta 2 metros de altura desde el suelo, incluso en obras nuevas. Los muros pueden llevar la humedad por capilaridad hasta el interior de la vivienda y unirse ahí con la humedad producida en el interior. Cuando nos duchamos, cocinamos o limpiamos la casa, se produce humedad en forma de vapor. Además el cuerpo mismo desprende hasta varios litros al día en forma de sudor. Si las paredes y materiales en el interior no pueden almacenarla o transportarla, se producen hongos, probablemente en las zonas mas frías con un impacto muy negativo en nuestro sistema inmunitario. Cuando una vivienda no puede secarse bien y los materiales y superficies en el interior no pueden absorber la humedad, se crea un ambiente enfermo. Algunas de las enfermedades que pueden estar causadas por los hongos son todo tipo de problemas respiratorios, cansancio, estrés, debilidad inmunitaria, migraña, dolor de las articulaciones o simplemente un malestar. En la bioconstruccion/Baubiologie trabajamos con muros de carga a base de ladrillos cocidos o naturales como el cannabric, mucha madera sin barnices plastificadores, aislamientos y pinturas naturales etc. Es posible sanear edificios antiguos de sustancias tóxicas.

Ruido

Flecha El ruido en el interior de los edificios puede llegar a ser muy molesto. Si en un piso o en una vivienda se reciben continuamente los sonidos del exterior o de los vecinos y hay que tenerla cerrada a todas horas, se puede hablar de una construcción inhumana. No podemos descansar bien por la noche ni durante el día, porque el oído no se puede cerrar como la boca y los ojos. En los países del sur de Europa parece que hay mas tolerancia y flexibilidad al ruido que en los países nórdicos. Por ejemplo, el vaciado de un contenedor de basura por el servicio municipal a las 3 de la madrugada en una zona de viviendas sería impensable en los países nórdicos. Hay muchos tipos de sonidos que pueden afectar a largo plazo a nuestro sistema nervioso. Ruidos que se oyen directamente y otros que no se oyen conscientemente como los ultrasonidos a partir de 20.000 hz de frecuencia. El ruido continuo de baja o alta intensidad produce miedo, tensión, problemas del sistema nervioso, inquietud, estrés etc.

Radon

Cuando hablamos de los posibles efectos negativos de todo tipo de materiales de construcción y de la vivienda, hay que tener en cuenta que muchas veces estos efectos nos afectan muy lentamente y de forma casi imperceptible en nuestras vidas. Y como pueden ser molestias muy pequeñas, parece que no las relacionamos con el ambiente que nos rodea. El cuerpo busca protegerse durante las 24 horas del día de los ataques negativos prodecedentes del ambiente hasta que no puede más, y es entonces cuando aparecen reacciones cuyo origen difícilmente podemos determinar.

n