Es una ampliación de la vivienda actual del propietario y de su familia, para realizar un espacio para cocina-comedor-sala y invernadero en planta primera y sala multiuso en planta buhardilla. La ampliación del anexo a la casa principal, son de 101,10 m2 de superficie construida. Los muros interiores y exteriores de carga son de mampostería de piedra natural caliza, colocado con arcilla y argamasa. La cubierta está formada por rollizos de madera. La cubrición es de losa de teja mixta. En la realización de la construcción se ha intentado respetar y utilizar al máximo el edificio existente, empleando en la reforma sistemas constructivos tradicionales de la zona y materiales nobles como madera, piedra natural y ladrillos. Además el proyecto cuenta con un cuidado especial al medio ambiente, haciendo uso de materiales no tóxicos ni durante su producción ni después, con sistemas de ahorro de agua y energía.

El diseño es bioclimático, con aprovechamiento de energías renovables. La orientación es favorable hacia el sol, para captar sus rayos gratuitos aportando calor para la casa en invierno. En verano, con aperturas en la fachada norte y la creación de sombra y aperturas en el lado sur, se aprovecha la ventilación natural para refrescar la casa. La reforma del edificio es compacto, respetando el carácter de la casa parecido a las edificaciones tradicionales de la zona.