Proyecto de casa unifamiliar en zona sísmica en un terreno no muy estable en los Pirineos. El edifício tiene 127 m² en una planta. Los cimientos son de de zapata corrida y zapata aislada arriostrada, todos de hormigón armado. Encima de los bloques se han colocado una lámina de caucho EPDM de 1,2 mm. para crear una doble barrera contra las humedades bajo las paredes de carga.

La solera esta encima de la tierra compactada con una lámina de nódulos de polietileno y 20 cm de hormigón con cal. Encima hay un aislamiento técnico de 6 cm de mezcla húmeda con cáñamo, y como acabado, la baldosa de barro cocido recibido con mortero de cal.

En la zona del invernadero encima de la solera esta la losa de Iaja de piedra con mortero de cal  y en la zona del cuarto de caldera solo hay una solera de mortero. Los muros están con bloques de Cannabric de 30 cm de espesor, formados por fibras vegetales de cáñamo, cal hidráulica natural y una mezcla de minerales de arcilla, recibido con mortero de cal.

La estructura de la cubierta esta formada con vigas laminadas de madera, que apoyan encima de zunchos de hormigón armado con 1 cm de separación de ventilación en sus cabezas. La cubrición es de de teja cerámica mixta de tonos terrosos.