La casa de 324 m² construidos era realizar una casa que produzca un impacto mínimo en el medio ambiente en cada una de sus fases, produciendo Ia energía eléctrica necesaria para todos las necesidades de la vivienda e incluso para calefacción y refrigeración. Además se realiza un circuito cerrado de agua, que recupera las aguas pluviales para uso doméstico, que una vez depuradas se reutiliza en el regadío de la huerta y jardín. Aunque la parcela se encuentra en una urbanización con todos los servicios establecidos, se pretende dar autonomía al edificio en cuestiones de energías y agua. De esta manera se quiere manifestar la posibilidad y viabilidad de una vivienda urbana sostenible.

La estructura portante vertical del edificio se compone de paredes de carga de distintos tipos y algunos postes de madera. La estructura horizontal es de forjados de hormigón en los sótanos, en el techo de la planta sótano las bovedillas cerámicas serán de perfil curvo.

El resto de los forjados y de las cubiertas se forman con vigas de madera, que apoyan encima de zunchos de hormigón armado que se atan el edificio como un anillo en cada planta y que funciona a su vez en partes como dinteles para las aperturas, según los planos de estructurales paredes exteriores son todas de carga con bloques de termoarcilla de 29 cm de espesor con medio pie de ladrillo macizo, tipo “gero”; las paredes se revocarán con mortero de cal por ambas caras.