El edificio se encuentra en el pueblo actualmente está abandonado, mientras a 200 m del pueblo existen dos casas habitadas.

El edificio en ruinas era la escuela vieja del pueblo. Se encuentra al lado de la pista en la parte suroeste del pueblo. El edificio consta de dos casas compactas, con un diseño antiguo típico de la zona en dos alturas con buhardilla de una superficie construida en planta de 105,89 m2. Los muros de carga son de mampostería de piedra natural caliza de la zona, colocado con arcilla y argamasa y revocados en partes con mortero de cal. La fachada noreste con la entrada principal da a un callejón del pueblo, el lado noroeste a la pista, que sube al pueblo con un desnivel considerable al igual que la fachada sureste, que linde con otro callejón del pueblo. La fachada suroeste linda con una era algo elevada. Las fachadas sureste y noreste estuvieron en muy mal estado por los muros caídos, mientras los muros de las fachadas suroeste y noroeste estuvieron casi enteros. También existe una pared maestra interior entre las dos casas. La cubierta estaba formada por rollizos de madera y la cubrición era de laja de losa de piedra natural, pero en el nuevo diseño es una cubierta verde con plantas de la zona. Se han aprovechado los muros de mampostería de piedra natural.

En la construcción de la vivienda se han respetado al máximo el edificio existente. Se ha empleado en la reforma sistemas constructivos tradicionales de la zona y materiales nobles como madera, piedra natural, ladrillos. Se ha respetado el carácter de la casa parecido a las edificaciones tradicionales de la zona, rehabilitando con sensibilidad.

Además se ha realizado el proyecto con un cuidado especial con el medio ambiente, haciendo uso de materiales no tóxicos ni durante su producción ni después.

Se ha empleado un sistemas de ahorro de agua y energía utilizando inodoro seco, depuración propia por plantas palustres y colectores solares.

El diseño es bioclimático, con el aprovechamiento de energías renovables. El edificio tiene una orientación favorable hacia el sol, para captar sus rayos gratuitos aportando calor para la casa en invierno con un acristalamiento importante hacía el sur. En verano, con aperturas en la zona norte y la creación de sombra y aperturas en el lado sur, se aprovecha la ventilación natural para refrescar la casa.